PARQUE NACIONAL VOLCAN BARU




FECHA DE CREACION:  28 de abril de 1977

INFORMACION GENERAL:

El Parque Nacional Volcán Barú se localiza en la Provincia de Chiriquí con una extensión de 14,325 hectáreas. Es un conjunto escénico de alto valor ecológico y geológico que protege una diversidad biológica con especies únicas en esta área.

Dentro de este Parque los escenarios discurren desde paisajes del bosque lluvioso tropical con especies de gran altura hasta productos de la última erupción del Volcán Barú hace millones de años. Esta combinación de bosques y volcán se matiza con las actividades agrícolas propia de las tierras altas con un clima agradable de hasta 140C y comidas típicas naturales para convertirlo en uno de los sitios más visitados en Panamá.

¿COMO LLEGAR?

Para visitar el Parque Nacional Volcán Barú desde la Ciudad de Panamá, vía aérea en una hora o por carretera en seis horas hasta la Ciudad de David, desde aquí por carretera hasta el centro poblado de Boquete a 40 kilómetros en 25 minutos, para visitar la cima del Volcán Barú y los diversos senderos de acceso al Parque.

SERVICIOS TURISTICOS

En la Ciudad de David encontrará la comodidad de alquilar un auto, según su gusto y comodidad para trasladarse rápidamente hasta la ciudad de Boquete. Por ser Boquete uno de los destinos turísticos más importante del país y por encontrarse muy próximo al Parque, cuenta con una diversidad de alojamientos, de guías, de restaurantes, sistema telefónico, bancos, información turística y servicio de transporte.

¿QUE HACER Y DONDE IR?

En el Parque Nacional Volcán Barú (3,475 metros, punto más alto del país), el visitante tiene múltiples formas de pasar agradables jornadas con la naturaleza en senderos como La Nevera, El Quetzal (Cerro Punta-Boquete) donde se recorre la exuberancia del bosque húmedo tropical con especies de árboles gigantes.

El ascenso al Volcán Barú constituye una oportunidad de convivir en un escenario que evocan los orígenes del Continente Americano, en un trayecto de 4 horas a pie o en 30 minutos en un auto 4x4 (todo terreno) sobre un camino escabroso. En su recorrido tendrá la oportunidad de observar formaciones de lava y un sinnúmero de evidencia volcánica producto de su última erupción. Ya en la cima, con un buen tiempo se puede ver los océanos Atlántico y Pacífico.

También puede recorrer los senderos que accesan los diferentes cráteres del Volcán Barú y tener la oportunidad de observar especies de aves únicas en este lugar. Las temperaturas en la cima del Volcán Barú pueden descender hasta 20C. En caudalosos ríos como el Chiriquí Viejo, que atraviesa el paisaje agrícola de Boquete, se practica el rafting o canotaje.

Lugares como el Paso del Respingo es perfecto para la observación de aves, especialmente el Quetzal (phraromachrus Mocino) y el Tucán (ramphastos Swainsonii), o para encontrar hermosas orquídeas, helechos y musgos. Después de un día de recorridos y convivencia con la naturaleza puede tomarse un aromático café en Boquete mientras descansa y disfruta del clima y acogedor paisaje de Boquete.

HERENCIA CULTURAL

Varios sitios pre-cerámicos se han descubierto recientemente cerca del Volcán Barú en Chiriquí y son de más de 12.000 años de antigüedad. Esos sitios son muy poco frecuentes en América Central y representan algunos de los primeros habitantes humanos de la región.

El análisis de los sitios arqueológicos precolombinos han producido cerámica policroma que ha llevado a la definición de las dos fases principales para la cultura del área: la fase de Agua Buena, que duró desde el 300 AC a 500 DC y la fase Chiriquí, que duró desde 500 AC hasta la conquista española.


Cerrar